Las Manos del Alfarero

Publicado en por Ministerio de Predicación - Nueva Alianza

 

Jer. 18, 3-4 Levántate y baja a la alfarería, que allí mismo te haré oír mis palabras. Bajé a la alfarería, y resulta que el alfarero estaba haciendo un trabajo al torno. El cacharro que estaba haciendo se estropeó como barro en manos del alfarero, y éste volvió a empezar, transformándolo en otro cacharro  diferente, como mejor le pareció al alfarero.

En este fragmento de la Escritura, Dios invita a Jeremía a escucharlo, y para ello ha escogido un sitio singular, el taller de un alfarero, ¿qué podía aprender éste hombre de Dios en semejante lugar?. Ciertamente la enseñanza es muy reveladora y tal como llamo a Jeremías hace aproximadamente 2600 años, hoy nos pide hacer un alto en nuestra vida y afanes, para prestarle atención y reflexionar sobre este texto. Para ello es necesario identificar el significado de ciertos elementos, el barro es cada ser humano, el torno es el lugar en el cual Dios nos ha puesto, llámese familia, trabajo, comunidad, iglesia, país, etc., y el alfarero es Dios mismo, que utiliza sus manos que son Jesucristo y el Espíritu Santo, pues Jesús es “El Camino, La Verdad y La Vida”, “La Palabra de Dios hecha carne”, “El Divino Maestro”, “El Buen Pastor que guía”, en resumen es nuestro modelo a imitar, y el Espíritu Santo, nos da la fuerza, amor y todo aquello que necesitamos para vivir como Cristo nos pide.

En el Génesis se nos dice que Dios hizo al hombre del polvo, así inicio su obra el Alfarero, sin embargo, ¿cómo es posible que el trabajo, que es el hombre, se deforme en las manos de Dios?, siendo Dios perfecto, pero, debemos saber que en su infinito amor, Dios nos ha regalado la libertad para decidir por nosotros mismos el camino a seguir, para optar o no por Cristo, para ser dóciles o no a la acción del Espíritu Santo, por tanto no es Dios quien deforma su obra, sino nosotros mismos, con nuestras decisiones y actos, de pecado, odio, rencor, intereses propios, comodidad, soberbia, orgullo, etc., nos echamos perder y con ello el plan perfecto que Dios tiene para cada uno de nosotros desde la creación, desde el momento que nos pensó. Pero Nuestro Señor, en su infinita misericordia y amor, no ha renunciado ni lo hará, a realizar dicho plan en nuestras vidas, y al igual que el alfarero que retoma el barro para rehacer la obra, Dios quiere retomar nuestro ser entero y moldearnos a su imagen y semejanza, y por ello constantemente Jesús toca a la puerta de nuestro corazón y el Espíritu Santo está presto para ayudar a todo el que con un corazón sincero y arrepentido se lo pida y se disponga dócilmente a su acción.

Muchas veces las Manos del Alfarero, se valen de las dificultades, adversidades, enfermedades, problemas, y otras situaciones para moldearnos, transformándonos interiormente, aún cuando nuestro entorno siga igual, dándonos paz en medio de la tormenta y agradecimiento por las circunstancias que ayudan a moldearnos.

¿Qué tanto te dejas moldear por las Manos del Alfarero?, ¿Qué debes hacer para ser barro dócil en las Manos del Alfarero, estas dispuesto a su acción?

La vasijas de los alfareros, por ser trabajo manual, son diferentes sin importar el empeño que el artesano haya puesto por hacerlas igual, además tienen usos muy variados, unas son para guardar líquidos, otras comida, algunas para adorno, etc.. Pues de igual forma Dios nos ha hecho a cada uno como mejor le ha parecido, nos ha colmado de dones naturales y sobrenaturales, nos ha dado vocaciones, misiones y ministerios diferentes, por tanto cada uno de nosotros es único, y cualquiera que sea el propósito de Dios en nuestra vida, debemos abrirnos a su acción transformadora, y sobre todo ser consientes que las Manos del Alfarero siempre querrán hacer de cada uno de nosotros una mejor persona.

 


Ministerio de Predicación

Comunidad Católica Nueva Alianza

Etiquetado en Reflexiones

Comentar este post

Siervos del Hogar de la Madre 07/23/2013 11:16

Muchas gracias por el Blog!

Queríamos compartir contigo un pequeño vídeo de presentación sobre quiénes somos, cuáles son nuestras misiones, y por qué lo hemos dejado todo a seguir a Cristo.

Nos encantaría que lo vieses, y si quieres ayudarnos a difundirlo, no dudes en hacerlo.

Comunidad Católica Nueva Alianza 07/25/2013 22:50



Ya lo autorize, por favor corresponeme y publica este blog.


 


Bendiciones



Barcelona 01/03/2012 11:01

Todos necesitamos creer en algo.

Comunidad Católica Nueva Alianza 07/25/2013 22:53



No en algo, sino en alguien, ese alguien que nos ama, una persona llamada Jesús, no es algo sino alguien, como Tú o Yo.