FE

Publicado en por Ministerio de Predicación - Nueva Alianza

Gn. 12, 1 Yahveh dijo a Abram: «Vete de tu tierra, y de tu patria, y de la casa de tu padre, a la tierra que yo te mostraré. De ti haré una nación grande y te bendeciré. Engrandeceré tu nombre; y sé tú una bendición.


Cuando Dios llamó a Abram, no le dio detalles de la tierra, no dijo las dimensiones, si había montañas o valles, tampoco si estaba a la orilla del mar, cuantos ríos o lagos habían, omitió detalles acerca de bosques, desiertos, clima o fertilidad de la tierra, así inicio el viaje del Patriarca, con una promesa que lo impulso a dar un paso de fe. Y es que cuando Dios nos llama, generalmente no da detalles del destino final, sino la promesa que a donde ÉL nos conduce es mejor de lo que podemos imaginar; para el hombre es díficil, sino imposible, moverse únicamente en base una promesa de la cual no hay mayor detalle o explicación, por lo cual el don de la fe, sin importar el tamaño, es imprescindible para avanzar en el camino del cristiano.


Hermanas(os), la fe no es solo creer, sino movernos en base y por lo que creemos, esto nos lleva a dejar todo aquello que nos separa de Dios y su bendición, a salir de nuestra comodidad, seguridad, razonamientos, pecados, malas costumbres, rencores y faltas de perdón, situaciones adversas, depresiones, quiebras económicas, pérdidas de familiares, etc., sabiendo que con Dios somos más que vencedores, y aún cuando no de detalles de la Victoria, sabemos que Él estará con nosotros siempre, de muchas maneras, especialmente regalandónos la fe que necesitamos en cada momento, en cada paso, en cada reto, dejando atrás lo que nos separa de Dios y su bendición, aventurandonos a caminar en fe, aprendiendo a confiar en Dios con cada nuevo paso, conociéndolo un poco mejor en cada momento de oración, en la lectura de su palabra, en la eucaristía, esto nos llevará a entender que todo pasa para bien de los que aman al Señor y que soló en ÉL podemos encontrar vida.


¿Crees que te falta fe?, ¿Dónde buscas la fe?


A veces pareciera, a pesar de nuestra fe y empeño en servir a Dios y cumplir su palabra, que las cosas empeoran y todo apunta a que la promesa no se cumplirá, no desesperes ni desistas, busca refugio en Dios, espera en ÉL, conócelo un poco mejor y dejate sorprender, al final te darás cuenta que solo de oídas lo conocías.


Que la Paz de Nuestro Señor Jesucristo este con tigo siempre.


Ministerio de Predicación

Comunidad Católica Nueva Alianza

www.nuevalianza.com

Etiquetado en Reflexiones

Comentar este post