Encuentro con el Resucitado

Publicado en por Ministerio de Predicación - Nueva Alianza

93-APARICION-EN-LA-RIBERA-DE-TIBERIADES.jpgSn. 21, 4-14 Al amanecer, Jesús estaba parado en la orilla, pero los discípulos no sabían que era él. (5) Jesús les dijo: "Muchachos, ¿tienen algo que comer?" Le contestaron: “Nada”. (6) Entonces Jesús les dijo: "Echen la red a la derecha y encontrarán pesca. Echaron la red, y no tenían fuerzas para recogerla por la gran cantidad de peces. (7) El discípulo al que Jesús amaba dijo a Simón Pedro: "Es el Señor. (8) Apenas Pedro oyó decir que era el Señor, se puso la ropa, pues estaba sin nada, y se echó al agua. Los otros discípulos llegaron con la barca -de hecho, no estaban lejos, a unos cien metros de la orilla; arrastraban la red llena de peces. (9) Al bajar a tierra encontraron fuego encendido, pescado sobre las brasas y pan. (10) Jesús les dijo: "Traigan algunos de los pescados que acaban de sacar. (11) Simón Pedro subió a la barca y sacó la red llena con ciento cincuenta y tres pescados grandes. Y, a pesar de que hubiese tantos, no se rompió la red. (12) Entonces Jesús les dijo: "Vengan a desayunar". Ninguno de los discípulos se atrevió a preguntarle quién era, pues sabían que era el Señor. (13) Jesús se acercó, tomó el pan y se lo repartió. Lo mismo hizo con los pescados.(14) Esta fue la tercera vez que Jesús se manifestó a sus discípulos después de resucitar de entre los muertos.

 

Este pasaje, es rico en enseñanza dada por Jesús, inicia (v. 4 y 5) recordándonos que sin la dirección de Jesús trabajamos a obscuras y nuestros esfuerzos son infructuosos; vemos la docilidad de ellos al tirar la red a la derecha (v. 6), no le replicaron nada como lo hicieron la primera vez que se los pidió; muestra que quien se deja amar por Dios, aún en medio de la obscuridad, lo reconoce (v. 7) y lo anuncia a los demás; narra un bellísimo encuentro de Pedro con Jesús Resucitado (v. 8), en el cual, Pedro habiendo superado aquella obscura noche del Getsemaní y reconociendo el poder de la Cristo en la resurrección,  corre al encuentro de su Señor, de su amado, del cual nadie, ni la muerte lo separará jamás; encontramos a un Resucitado que provee las necesidades materiales o espirituales (v. 9-13) de alimento, descanso, fortaleza, amor, esperanza, alegría, etc., de sus discípulos, que los lleva a ver la luz del nuevo día  y vivirlo con ÉL, convencidos plenamente que todo lo bueno y hermoso que tienen y viven proviene de el Señor, y por ello no necesitan preguntarle quien es.

 

Querido Hermano y Hermana, el encuentro con Jesús Resucitado, es un nuevo amanecer en nuestras vidas y no importa lo que hayamos sufrido o los pecados que hayamos cometido, ÉL hace nuevas todas las cosas, en Él encontramos lo que necesitamos para aliviar las cargas, lo que hemos buscado en el mundo, en nuestra autosuficiencia, en nuestro pecado. El Resucitar a nueva vida, debe ser algo continuo en nuestra vida de conversión, pues cada vez que morimos un poco más a nosotros mismos entregando áreas de nuestra vida a Cristo, nos abrimos más a resucitar con ÉL. Lucha pues, por vivir en obediencia, dejándote amar  por Dios, reconociéndolo en cada momento de tu vida, corriendo a su encuentro, sirviéndole en el lugar que Dios te ha puesto, reconociendo que en Él tendrás la vida plena y en abundancia que tanto buscas.

 

¿Cómo vives la Resurrección de Cristo?, ¿Qué significado tiene para ti la Resurrección de Jesús?

 

En este pasaje Jesús nos invita a desayunar con Él para contemplar las maravillas de la nueva vida,  para que sea este encuentro el que marque la diferencia , que sea el definitivo y que nunca más nos separemos de Él.

 

Que la Paz de Nuestro Señor Jesucristo este con Tigo siempre, Aleluya, Aleluya.

 

Ministerio de Predicación

Comunidad Católica Nueva Alianza

www.nuevalianza.com

Etiquetado en Reflexiones

Comentar este post

Viajes 05/30/2011 16:10


No conocia nada de lo que nos habeis puesto aqui, asi que muchisimas gracias por la explicacion, es perfecta.