¿Vas hacia delante o atrás?

Publicado en por Ministerio de Predicación - Nueva Alianza

Num. 11, 5-6 ¡Cómo nos acordamos del pescado que comíamos de balde en Egipto, y de los pepinos, melones, puerros, cebollas y ajos! En cambio ahora tenemos el alma seca. No hay de nada. Nuestros ojos no ven más que el maná.»

Este pasaje muestra a un pueblo añorando el pasado y despreciando su presente, a pesar de la constante y palpable evidencia  de la presencia y ayuda de Dios, y es que en ese momento tenían la mirada en Egipto y sus tentaciones y no en la tierra prometida a la cual Dios los conducía.

Al igual que este pueblo, a veces pensamos que los tiempos pasados fueron mejores,  menos difíciles, más alegres, etc., y comenzamos a mirar hacia atrás apartando la vista del presente, del camino y de la misión que Dios nos ha encomendado, en consecuencia sentimos seca el alma y dejamos de ver la bendición que nos regala Dios, y renegamos de nuestro trabajo, familia, salud, casa, comunidad, hermanos, iglesia, etc.,  permitimos que la soberbia nos domine y juzgamos a todos en base al pasado al cual quisiéramos regresar, causando mucho daño y división en quienes nos rodean.

Herman@, con Dios no se camina hacia atrás, sino siempre hacia delante, subiendo la montaña y sin mirar atrás; Él es el mismo ayer, hoy y siempre; cielo y tierra pasarán pero sus palabras no pasarán. Las condiciones, el entorno, nuestras relaciones, la forma en que vivimos o servimos, tu mism@ has cambiado, todo cambia...., excepto la roca sobre la que debemos construir, esa roca de Amor Eterno llamada Jesús, nos sostiene en medio de los cambios y si lo vemos a él, aprenderemos a redescubrirlo en cada situación por la que pasemos, esto nos ayudará a comprender, asimilar y adaptarnos a los cambios.

¿Qué y Porqué añoras el pasado, es tan esencial o vital eso en tu vida o servicio?, ¿Qué te impide amar tu presente y ver las bendiciones de Dios?

Que los cambios no nos quiten la paz, sino más bien,son oportunidades que Dios permite en nuestras vidas, para aprender a depender más de Él, a reconocerlo como la roca firme, a identificarlo como el camino, la  verdad y la vida.

Que la Paz de Nuestro Señor Jesucristo esté con tigo siempre

Ministerio de Predicación
Comunidad Católica Nueva Alianza

Etiquetado en Reflexiones

Comentar este post