Un día a la vez

Publicado en por Ministerio de Predicación - Nueva Alianza

Sn. Mt. 6, 31-34 No anden tan preocupados ni digan: ¿tendremos alimentos?, o ¿qué beberemos?, o ¿tendremos ropas para vestirnos?. Los que no conocen a Dios se afanan por esas cosas, pero el Padre del Cielo, Padre de ustedes, sabe que necesitan todo eso. Por lo tanto, busquen primero el Reino y la Justicia de Dios, y se les darán también todas esas cosas. No se preocupen por el día de mañana, pues el mañana se preocupará por sí mismo. A cada día le bastan sus problemas.

Herman@s, el diario vivir, el medio en que nos movemos, plantean problemas o situaciones que requieren soluciones a corto, mediano o largo plazo,  esto nos puede llevar a querer tener el control total de todo lo que enfrentamos, incluyendo aquellas cosas sobre las cuales tenemos poco o ningún control, otras que únicamente existen en nuestra mente y muchas de ellas es improbable que ocurran, y si bien es cierto que debemos comportarnos responsablemente planificando y organizando, también es cierto que tenemos un Padre en los cielos que vela constantemente por nosotros, que conoce y satisface nuestras necesidades, que nos invita a confiar en Él, a vivir cada día de su mano,  a entregarle nuestros planes, proyectos, aspiraciones, nuestro mañana, el timón de nuestra vida, a vivir un día a la vez sabiendo que Él tiene el control de todo y que en su infinita sabiduría el tiene un plan perfecto para cada uno de nosotros, en el cual está contemplado el pan de cada día, el cual no solo se refiere a lo material, sino también lo espiritual, a la porción de fe, fortaleza, paz, amor, humildad, discernimiento, alegría, felicidad etc., que necesitamos para vivir en victoria.

¿Cuál es tu mayor preocupación este día?, ¿Se lo has entregado a tu Padre?

Ánimo, tus días serán días de victoria si le permites a Dios conducir tu vida, deja a Dios ser Dios, si lo haces no tienes porque preocuparte del mañana, pues Dios ya lo tiene resuelto, solo asegúrate de buscarlo, escucharlo, obedecerlo, servirlo y dejarte amar por Él.

Ministerio de Predicación
Comunidad Católica Nueva Alianza

Etiquetado en Reflexiones

Comentar este post