Esa locura llamada Amor

Publicado en por Ministerio de Predicación - Nueva Alianza

1a. Jn, 4, 18-19 No hay temor en el amor; sino que el amor perfecto expulsa el temor, porque el temor mira el castigo;  quien teme no ha llegado a la plenitud en el amor. Nosotros amemos, porque él nos amó primero. 

Dios es Amor, una verdad que se dice fácil pero es tan profunda como el mismo Dios, el amor puro, perfecto y Divino con el que Dios nos ama, es un constante negarse a sí mismo por el bienestar del amado, es una locura de amor que solamente a Dios se le podía ocurrir, llegando al grado de tomar nuestra condición humana para mostranos que ta cerca de nosostros esta, se entregó por cada uno de nosotros para ofrecernos la oportunidad de compartir la eternidad en su presencia. Querer comprender este misterio es jugar a ser dioses tratando de entender la lógica Dios, que es ilimitado y perfecto, con nuestra limitada e imperfecta humanidad.
Un amor de tales dimensiones solo puede ser  correspondido con una disposición voluntaria para dejarnos amar por Dios y a medida se lo permitimos, Él reside en nosotros y comenzamos a amar a nuestro prójimo con el Amor de Dios, amar de esta manera hará la diferencia en tu vida, en tu familia, en tu trabajo o negocio, en tu enfermedad, en tu dificultad, en tu servicio…, es posible que pensar en llegar a amar a ese nivel nos haga temer o dudar, pero recuerda que “No hay temor en el amor” , por lo mismo, San Juan nos recomienda no temer ni dudar, sino amar porque Él nos amó primero.

¿Qué tanto Amor de Dios tomas para ti y lo compartes con los demás?

Aprendamos a Amar con el Amor de Dios, a veces va acompañado de sufrimiento, Cristo mismo sufrió por amarnos, pero sepamos que Amar con el Amor de Dios,  reserva para nosotros un lugar en el cielo y ciertamente, no hay mejor manera de vivir esta vida terrena, pues vivir amando es vivir con Dios en el corazón.

Que la paz de Nuestro Señor Jesucristo esté con tigo siempre.

Ministerio de Predicación
Comunidad Católica Nueva Alianza

Etiquetado en Reflexiones

Comentar este post