La Promesa

Publicado en por Ministerio de Predicación - Nueva Alianza

Sn. Jn. 14,26 Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho. (27) Os dejo la paz, mi paz os doy; no os la doy como la da el mundo. No se turbe vuestro corazón ni se acobarde.

Hec. 1,14 Todos ellos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu, en compañía de algunas mujeres, y de María la madre de Jesús, y de sus hermanos.

La promesa realizada por Jesús, debe llenarnos de esperanza y movernos a hacerla nuestra; ¿cuanta  sabiduría, fortaleza, paz, amor, discernimiento, bondad, etc.,  se necesita para enfrentar el día a día?,  solo el Espíritu Santo lo sabe y Él nos regala sus dones para que nuestra vida sea plena y feliz, para servir a Dios y a nuestros hermanos, para cumplir con el mandato de predicar la buena nueva, para vivir con los pies en la tierra y la mirada en el cielo.

Hermano(a), prepárate a recibir una nueva efusión del Espíritu Santo, con plena conciencia de lo necesitado que estas, comprometiéndote a que sus dones serán puestos a su servicio, a que sus frutos serán visibles en tu vida, recordando que eres templo del Espíritu Santo, que debes ser dócil a su actuar. Así pues, al igual que los discípulos, ora como cristiano, católico y miembro de tu comunidad, en un mismo Espíritu con tus hermanos, bajo el amparo de la Virgen María.

¿Qué tan dócil eres al Espíritu Santo?, ¿Qué frutos estas dando, del Espíritu o de la carne?

Medita las respuestas en la intimidad de la oración, discerniendo la verdad a la luz del Espíritu Santo.

Que la Paz de Nuestro Señor Jesucristo este con tigo siempre.

Ministerio de Predicación
Comunidad Católica Nueva Alianza

Etiquetado en Reflexiones

Comentar este post