Llamados a ser sal de la tierra

Publicado en por Ministerio de Predicación

Sn. Mc. 9, 49 pues todos han de ser salados con fuego. (50) Buena es la sal; mas si la sal se vuelve insípida, ¿con qué la sazonaréis? Tened sal en vosotros y tened paz unos con otros.»

Queridos Hermanos, en la antigüedad, la importancia de la sal radicaba no solo en darle sabor a los alimentos, sino en conservarlos durante mucho tiempo, así mismo nosotros, debemos servir a Dios llevando el sabor de la esperanza, fe, amor y paz a quienes nos rodean, dentro y fuera del Comunidad, para ello, diariamente debemos buscar ser “salados con fuego” del Espíritu Santo, así además de mejorarle el sabor al metro cuadrado de tierra en el que Dios nos ha mandado ser sal, también debemos luchar por conservarlo como parte del Reino de Dios.

¿Estás siendo salado por el Fuego del Espíritu Santo o sientes que tu llama se apaga?

Ánimo, en estas Fiestas de Resurección, muramos a la comodidad y resucitemos al Servicio, Cristo hace nuevas todas las cosas.

Que la Paz de Nuestro Señor sea siempre con Ustedes.

Etiquetado en Reflexiones

Comentar este post